Se cometieron 132 femicidios en el primer semestre del año

El relevamiento fue realizado por el Observatorio Mujeres por la Matria Latinoamericana. Insisten con el pedido de que se declare la “emergencia nacional en violencia de género”

En el primer semestre del año se produjeron un total de 132 femicidios, lo que se traduce en una mujer asesinada cada 33 horas, según el relevamiento realizado por el Observatorio MuMaLá (Mujeres de la Matria Latinoamericana), a partir de datos publicados por los medios de comunicación.

La provincia de Chubut presenta la más alta tasa de este tipo de crímenes por habitante, con un promedio de 1,97 (cada 100.000 mujeres, mujeres trans y travestis) , seguida por Chaco con 1,65; Catamarca con 1,45; Formosa con 1,3; La Pampa con 1,2 y Misiones con el 1. El resto se ubica por debajo. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires registra un 0,2 y la provincia de Buenos Aires un 0,5.

El informe señala que se produjeron un total de 132 femicidios entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2019 y desde MuMaLá se instó a que “en carácter urgente se tomen medidas concretas y efectivas para la prevención, asistencia y erradicación de las violencias contra las mujeres e identidades disidentes” y en tal sentido, “se declare la emergencia nacional en violencia de género”.

“Ante la agravante situación que atravesamos no se obtuvieron respuestas por parte del gobierno de Mauricio Macri, como así tampoco de las instituciones encargadas de ejecutar políticas públicas para abordar esta problemática”, sostuvo la organización en un comunicado.

Asimismo, advirtió que “de igual manera sucedía en el gobierno anterior, que no tuvo la decisión política de hacerle frente a esta problemática”, que comenzó a tomar mayor visibilidad a partir del movimiento feminista y la instalación en la opinión pública de la demanda por #NiUnaMenos.

Entre otros datos, el trabajo también indica que por los femicidios, 105 niños y adolescentes se quedaron sin madre (por lo que deberían ser incorporados al registro de la Ley Brisa, a los efectos de recibir una asignación), que el 16 por ciento las víctimas había denunciado previamente al agresor y que el 22 por ciento de los autores se terminaron suicidando.

En tanto, un 8 por ciento de los autores de femicidio son integrantes de alguna fuerza de seguridad y utilizaron armas reglamentarias, previstas por el Estado, para cometer los crímenes. Además, el Observatorio Mujeres, Disidencias, Derechos de MuMaLá apuntó que “el 46 por ciento de las víctimas se encontraba en el rango de edad comprendido entre los 19 y 40 años”, cuando en años anteriores la mayoría eran menores de 21 y mayores de 45 años.

Las muertes de mujeres por su condición de tal fueron cometidos en un 42 por ciento por sus parejas actuales, un 26 por ciento por ex parejas, un 16 por ciento por “conocidos”, un 10 por ciento por familiares, un 5 por ciento por desconocidos y del uno por ciento restante se carece de datos.

Sobre el lugar en el que ocurrieron los femicidios, casi la mitad (48 por ciento) se dieron en la vivienda de la víctima. Luego, con un 21 por ciento aparece el domicilio compartido, el 10 por ciento en la calle, un 8 por ciento en descampados y un 5 por ciento en la casa del agresor.