Comer helado aporta grandes beneficios para la salud

Cada vez más personas eligen el helado en cualquier época del año. Es ideal para hidratarse y refrescarse en los días de calor y para darse un gusto cuando vienen las ganas de comer algo dulce.

Si bien hay muchos detractores que piensan que el helado no es un buen alimento, existen varios estudios que confirman que comerlo en forma moderada trae muchos beneficios para la salud.

En principio se puede decir que el helado es un alimento altamente nutritivo. Además del calcio, el helado aporta un gran valor nutritivo por contener proteínas y aminoácidos esenciales. También contiene vitaminas A, B6 B12, C, D y E, lo que lo convierte en un alimento muy completo y nutritivo.

Otra de las características es su capacidad para reducir el estrés. El consumo de helado es muy recomendable para momentos de nerviosismo y ansiedad, ya que trae beneficios psicológicos y terapéuticos. Algunos sabores de helados como son la vainilla y chocolate contienen un componente llamado caseína, el cual genera un efecto vigorizante y genera endorfinas, logrando un efecto relajante y reduciendo el estrés físico y mental.

Más allá del conocimiento popular, el helado es un alimento bajo en grasas. Se cree que el helado no es un buen alimento, sobre todo si se quiere bajar de peso. Sin embargo, hay que considerar que los helados elaborados de manera artesanal están compuestos por un porcentaje de grasas muy bajo, más aún cuando éstos contienen frutas. Las calorías que aporta el helado puede ser un pequeño porcentaje del total de calorías que se necesitan diariamente, por lo que consumirlo no es un problema a la hora de controlar el peso; solo se trata de elegir el tipo de helado adecuado e ingerir una ración moderada.

Una de las características más importantes es que aporta calcio. El consumo de helado aporta al organismo una importante dosis de calcio. Una porción de helado de unos 100 gramos brinda entre 88,6 y 148 mg de calcio y puede cubrir hasta el 15% de los requerimientos diarios que el cuerpo necesita. Sin dudas es ideal para aquellas personas que no suelen consumir leche y tengan que reponer el calcio necesario mediante otro tipo de alimentos.

Lo mismo sucede con la hidratación. Comer helado es una buena manera de mantenerse hidratado, ya que en su composición tiene entre un 85% y un 90% de agua. No solo ayuda a saciar la sed, sino también el apetito, además de que funciona como refresco de la boca y la garganta. Se trata de un alimento ideal para consumir los días de verano con altas temperaturas.

Muchas personas sostienen que comer helado te hace feliz. El “triptófano” es un aminoácido que contiene el helado que aumenta los niveles de serotonina. Esta última es conocida como la hormona de la felicidad, ya que influye en los estados de ánimo inhibiendo la depresión y calmando los niveles de agresividad o ira.